jueves, 2 de agosto de 2012

PUÑALES CELTIBEROS Y ROMANOS

Los puñales de frontón y los biglobulares eran muy comunes en la Celtiberia, forjados en hierro y con una nervadura central eran un arma indispensable  para el guerrero pues se han encontrado en gran cantidad como elemento de ajuar en las tumbas.

Puñal biglobular y de frontón. 

El mango constituido por tres placas de hierro era reforzado con madera, asta o hueso y aveces bronce, además en el centro tenía un glóbulo circular para que se asentase bien en la palma de la mano, con el fin de asirlo con firmeza, el extremo estaba constituido por un remate grueso con forma de frontón o glóbulo. Las vainas de estos puñales estaban ricamente decoradas con damasquinados o con placas de bronce cinceladas y caladas. Su tamaño era grande, recuerda más a una espada pequeña que a un puñal. Estos puñales fueron copiados por los romanos denominándolo Pugio, actualmente y tras varios siglos tenemos una expresión que recuerda su doloroso pinchazo denominado, puya, pulla o puyazo.


Colgante de puñal de frontón en plata de 1ºLey que puedes comprar en el catalogo de "Joyas con Historia" de www.arsgentum.com 

Los puñales triangulares tenían una ancha hoja en su base, por lo que se cree que tan solo se utilizaban en rituales y no en el combate, debido a la inutilidad de la estocada o corte. Estaban rematados por bolas con el fin de contrapesarlos y de que no se escaparan de las manos sudorosas, igual que las espadas de antenas. Estos puñales son habituales en el sur, levante y meseta central de la península.


Puñal triangular o ibérico


Colgante de puñal triangular en plata de 1ºLey que puedes comprar en el catalogo de "Joyas con Historia" de www.arsgentum.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario